Emae | Centro de Rehabilitación Neurológica | Neuropsicología, Logopedia, Psicología , Osteopatia y Fisioterapia.

Trucos para acabar con la procrastinación

Trucos para acabar con la procrastinación

¿QUÉ ES PROCRASTINAR? 

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” con esta conocida frase del refranero español se hace referencia al término PROCRASTINAR.

Pero, ¿sabes qué significa y de qué manera combatirlo?

A continuación vamos a entender qué es la procrastinar y algunos consejos para acabar con ella.

¿Alguna vez has tenido que realizar un trabajo para clase y lo has ido dejando hasta el día antes de tener que presentarlo? ¿Sabes que tienes que dejar de fumar y lo has pospuesto para más adelante? ¿Te han recomendado que empieces a practicar deporte y tú pones como excusa la falta de tiempo? o ¿simplemente alguna vez has dejado el aseo personal para luego?

Bueno, todos estos ejemplos son actividades que sabemos que hacerlas nos harían más felices y las consideramos importantes y necesarias pero terminamos dedicando nuestro tiempo a hacer otras que nos reportan un placer o interés mayor a corto plazo. Sí, la mente es capaz de poner miles de escusas para recibir una gratificación instantánea y dejar de lado otras que a corto pueden parecer aburridas, difíciles o le podemos tener miedo.

“y sobre eso que llaman procrastinar, se te dirá que tiene que ver con la irresistible, mórbida e incomprensible costumbre de demorar hasta último momento aquello que haciéndolo te liberaría de la carga de no hacerlo”

(Angarita, 2014)

De esto trata procrastinar, de no terminar de pasar a la acción, e incluso a veces, el tenerlo siempre en mente hace que suponga un desgaste de energía. No dejemos que se convierta en una estrategia excesivamente frecuente.

 

A continuación algunos trucos para salir de la procrastinación:

  1. Proponte objetivos realistas y alcanzables. Si te propones dejar de fumar y bajar de peso al mismo tiempo, posiblemente te cueste mucho, es preferible que priorices y hagas primero uno y luego otro.
  2. Desglosa el objetivo principal en pequeños objetivos más específicos.  Por ejemplo, si mi intención es perder peso, céntrate en darme cuenta si consumes suficiente fruta y verdura, si haces un desayuno completo o si abusas de los hidratos de carbono por la noche.
  3. Felicítate con cada cambio conseguido. Por ejemplo, permítete disfrutar de la música mientras estás practicando la actividad deportiva que te habías propuesto o la sensación placentera de después de haber salido a correr.
  4. Cuando te hayas planificado a hacer alguna actividad, hazla. Si empiezas a escuchar a tu mente puede que esta se invente miles de escusas para no hacerlo. Por tanto, si te has planificado para ir al gimnasio después de haber dormido la siesta, simplemente ponte las zapatillas y ve.
  5. Dedícate un tiempo al final del día a estar en contacto contigo mismo y haciendo un repaso del día sin juzgar lo que ha ocurrido en términos de bueno o malo.  Al mismo tiempo, observamos en qué medida nuestras acciones nos acercan a nuestros valores y metas a largo plazo.  Tanto si lo que sentimos es positivo como negativo, nos dedicaremos este tiempo para conectar con nuestra vida y reflexionar sobre lo que mejor nos sienta y lo que no nos beneficia.

 

Te animo que practiques estos trucos y si estás interesado en contactar con nuestro equipo de psicólogos para obtener más información, sólo tienes que pinchar aquí.

Escrito por Melina Ortega. Enfermera y estudiante de Psicología

Angarita, D. (2014). Algunas relaciones entre la procrastinación y los procesos básicos de motivación y memoria. Revista Iberoamericana de Psicología: Ciencia y Tecnología, 7(1), 91-101.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*