Emae | Centro de Rehabilitación Neurológica | Neuropsicología, Logopedia, Psicología , Osteopatia y Fisioterapia.

¿Cómo sé si sé querer?

¿Cómo sé si sé querer?

“No he venido a este mundo a cumplir tus expectativas.

No has venido a este mundo a cumplir mis expectativas.

Yo hago lo que hago.

Tú haces lo que haces.

Yo soy yo… Un ser completo aún con mis carencias.

Tú eres tú… Un ser completo aún con tus carencias.

Si nos encontramos y nos aceptamos,

si somos capaces de no cuestionar nuestras diferencias

y de celebrar juntos nuestros misterios,

podremos caminar el uno junto al otro,

ser mutua, respetuosa, sagrada,

y amorosa compañía en nuestro camino.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,

será maravilloso

Si no, no puede remediarse.

Falto de amor a Mí mismo,

cuando en el intento de complacerte me traiciono.

Falto de amor a Ti,

cuando intento que seas como yo quiero

en vez de aceptarte como realmente eres.

Tú eres Tú y Yo soy Yo.”

FRITZ PERLS

fritz perls

Hoy en psicología hablamos del amor, ese sentimiento que todos compartimos pero no todos podemos explicar de forma fácil. Como es un tema complejo, para darle simplicidad hemos pensado en hablar de un tipo de amor, que a muchos nos vuelve locos, en efecto, vamos a tratar el amor en la pareja.

Cuando pensamos en este sentimiento dentro de la pareja, generalmente, nos viene a la mente escenas de películas tales como Titanic, Pretty woman, ghost, etc.  Claro que, la realidad, no siempre se asemeja a las películas y en raras ocasiones encontramos ese amor tan “de película”. Esto nos lleva a grandes dudas con nosotros mismos, largas conversaciones con las personas más cercanas acerca de la angustia que genera la incertidumbre acerca de los sentimientos de la otra persona,  dudas sobre hacia dónde nos lleva una relación que estamos comenzando, en resumen, dudas, dudas y más dudas.

Este tipo de cuestiones son un tema cuanto menos, popular. ¿Cómo se debe querer? ¿Significa lo mismo el amor para cualquier persona? ¿Cómo ha de ser una relación? ¿Una relación es tóxica porque las personas no se quieren?

Cómo sabemos que este tema trae de cabeza a muchos de los lectores, vamos a “aclarar” unas cuantas cosas acerca del amor, en este artículo en cuestión, aclarar que no hay una única forma de amar. El amor tiene tantas formas como personas lo sienten. Por tanto, reducir una relación de amor en pareja a un prototipo de película es como querer pintar de un solo color un lienzo, se puede hacer, pero te pierdes poder crear una obra cargada de matices y texturas.

Existen diferentes tipos de amor no tan intensos, no tan “bonitos” como el amor intenso de Titanic,  pero, sin embargo,  pueden llegar a ser más creíbles y sinceros.

Cuándo las personas acuden nuestra consulta de psicología por terapia de pareja o terapia sexual, generalmente, llega con gran cantidad de mitos e ideas rígidas acerca de cómo deben ser las parejas y las relaciones sexuales, siendo en parte, este el verdadero problema.

En Psicología, como no, el amor también ha sido ampliamente investigado en muchos niveles. El profesor de la Universidad de Yale, Robert J. Stenberg realizó una teoría en la que explica el amor como un triangulo, de ahí que se llame la Teoría triangular del amor. 

¿Cuáles son los componentes  del amor?

-La intimidad comprendida como aquellos sentimientos dentro de una relación que dan lugar a el acercamiento, vínculo, conexión y principalmente la autorrevelación. Podríamos definirlo como el acercamiento que surge de una persona a otra a través de los sentimientos de cercanía, vínculo afectivo etc. e implica el deseo de dar, recibir y compartir.

-La pasión se entiende como un estado de intenso deseo de unión con el otro, como expresión de deseos y necesidades, gran deseo sexual o romántico acompañado de excitación en su mayor medida psicológica.

-La decisión o compromiso es la decisión de amar a otra persona y el compromiso por mantener ese amor. Esto implica mantener la relación en los buenos y en los malos momentos, sin abandonar en los más difíciles.

 

¿Sólo se puede querer si amo la intimidad, la pasión y el compromiso?

En absoluto, existen muchos tipos de amor y todos ellos son igualmente válidos. Aquí vemos los siete que describe la teoría triangular:

Falta de amor:

No existe pasión, ni intimidad, ni compromiso. No es una forma de amor, puesto que no existe amor en ninguna de sus manifestaciones.

Cariño:

Este es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades, en donde se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.

Encaprichamiento:

Es lo que comúnmente se siente como «amor a primera vista». Sin intimidad ni compromiso, en cualquier momento.

Amor vacío:

Existe una unión por compromiso, pero la pasión y la intimidad han muerto. No sienten nada uno por el otro, pero hay una sensación de respeto y reciprocidad. En los matrimonios arreglados, las relaciones suelen comenzar con un amor vacío.

Amor romántico:

Las parejas románticas están unidas emocionalmente (como en el caso del cariño) y físicamente, mediante la pasión, pero no en el compromiso de estar juntos. Un ejemplo sería un amor de verano o relaciones de muy corta duración.

Amor sociable o de compañía:

Se encuentra frecuentemente en matrimonios en los que la pasión se ha ido, pero hay un gran cariño y compromiso con el otro. Suele suceder con las personas con las que se comparte la vida, aunque no existe deseo sexual ni físico. Es más fuerte que el cariño, debido al elemento extra que es el compromiso. Se encuentra en la familia y en los amigos profundos, que pasan mucho tiempo juntos en una relación sin deseo sexual.

Amor fatuo o loco:

Se da en relaciones en las que el compromiso es motivado en su mayor parte por la pasión, sin la estabilizante influencia de la intimidad.

Amor consumado

Es la forma completa del amor. Representa la relación ideal hacia la que todos quieren ir pero que aparentemente pocos alcanzan. Sin embargo, Sternberg señala que mantener un amor consumado puede ser aún más difícil que llegar a él. Enfatiza la importancia de traducir los componentes del amor en acciones. «Sin expresión advierte, hasta el amor más grande puede morir». El amor consumado puede no ser permanente. Por ejemplo, si la pasión se pierde con el tiempo, puede convertirse en un amor sociable.

        Después de ver la “simplificada” complejidad del amor podemos hacernos una idea de lo personal y exclusivo que es el amor para cada individuo.

 Una cosa es cómo decidimos querer, y otra es cómo se resuelve el amor a lo largo del tiempo en la pareja. Pero eso ya se verá en otra ocasión, en la que hablaremos de las fases y momentos de la vida de pareja.

 

Autoras:

Elisabeth Alcón Hernández, alumna en prácticas de Psicología.

Esperanza Merlos Fernández, Psicóloga del centro.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*