Emae | Centro de Rehabilitación Neurológica | Neuropsicología, Logopedia, Psicología , Osteopatia y Fisioterapia.

Anorexia y Sociedad. Una enfermedad social

Anorexia y Sociedad. Una enfermedad social

Anorexia Nerviosa, El papel de la sociedad en este trastorno

Vivimos en una sociedad en la que cada día se da más importancia al aspecto físico. Las multinacionales y el mundo de la moda imponen unos cánones de belleza extremadamente delgados, y no sólo eso, sino que además asocian la belleza y la delgadez con el estatus social y los logros conseguidos.

Es hora de que digamos no a esta belleza impuesta e inculquemos un modelo de vida saludable que se sustente en el bienestar físico, donde los logros se atribuyan al esfuerzo y desarrollo personal.

Año tras año aumenten los casos de anorexia, sobre todo en la población juvenil. Afectando a un mayor número de mujeres. Para profundizar en el conocimiento de dicha problemática podemos decir que la anorexia nerviosa es un Trastorno de la Conducta alimentaria que consiste en un rechazo a mantener el peso mínimo que se sitúa dentro de la normalidad, teniendo en cuenta la edad y la estatura. Debido a este rechazo se restringe la ingesta energética, se desarrolla un miedo intenso a ganar peso y aparecen alteraciones corporales.

Existen dos tipos: la anorexia restrictiva, las personas que la sufren llevan a cabo dietas muy estrictas, ayuno, ejercicio físico intenso y duradero, el otro tipo es la anorexia de tipo compulsivo o purgativo, en este, además de lo anterior la persona recurre a la utilización de laxantes y se autoinducen el vómito.

Estas personas crean distorsiones corporales que los llevan a obsesionarse con su aspecto físico de tal manera que nunca sienten que están delgadas, incluso cuando su bajo peso puede ocasionarle la muerte. Es necesario que seamos conscientes de que una vez desarrollada la enfermedad la persona que la padece no puede dejarlo sin más, entra en un bucle del cual solo podrá salir con ayuda tanto de profesionales como por un gran apoyo por parte de su familia.maxresdefault

Las consecuencias que provocan esta enfermedad debido a la desnutrición y en el caso de la variante purgativa a la expulsión por vía oral de los alimentos ingeridos son realmente preocupantes: disminuye el tamaño del corazón, se producen arritmias, bradicardia e hipertensión, disminuye la masa ósea por la falta de la menstruación (en mujeres), se reduce del tamaño del estómago, pueden producirse daños a nivel neurológico alterando ciclos de sueño/vigilia, cambios hormonales (con todo los consecuentes psicológicos que estos cambios tienen), entre otros.

 

  1. Algunos indicadores de la anorexia

  • En un principio comienzan a prestar especial atención al aporte calórico de los alimentos e intentan no consumir aquellos en los que dicho aporte es alto.
  • Suelen evitar las comidas familiares, poniendo alguna excusa.
  • Las cantidades de alimento ingeridas son cada vez más pequeñas.anorexia
  • Practican actividad física en exceso, comenzando a presentar una disminución de peso preocupante.
  • Su humor comienza a cambiar. Se convierten en personas muy irritables y con muchos cambios de humor.
  • A la hora de comer tardan mucho y desmenuzan los alimentos en el plato pero no los ingieren.
  • Nunca se reconocen delgados y siempre afirman que están gordos.
  • Duerme poco y su capacidad de concentración disminuye.
  • Se aísla cada vez más de la familia y de los amigos.
  • Niega incesantemente que tenga un problema con la alimentación.

 

  1. ¿Cómo mejorar el problema?

Debido al aumento de casos y a las consecuencias que acarrea este problema pudiendo llegar  a acabar con la vida de estas personas, es necesario plantearnos una solución para este problema.

Si tiene algún caso cercano e identifica los indicadores expuestos anteriormente informe lo antes posible a un familiar cercano para que acudan a un especialista.

Pero también podemos hacer algo más, a nivel social debemos inculcar en la educación de los más jóvenes modelos diferentes a los que se han impuesto hasta el momento, es necesario hacerles conscientes de la persuasión a la que estamos sometidos diariamente a través de publicidad en televisión, redes sociales, así como en cualquier cartel de nuestra ciudad.

Proclamemos un modelo distinto, basado en un bienestar personal y un desarrollo a nivel físico y mental.

No solo las personas que padecen este trastorno son responsables del problema. Todos somos participes en cierta manera, por tanto seamos conscientes de la necesidad del cambio, ya que el único camino para resolver un problema es siendo consciente de su existencia.

 

  1. Bibliografía

Centre Londres (2010). Anorexia y bulimia. Trastornos alimentarios. Recuperado el 21 de Abril de 2016, de http://www.mailxmail.com/curso-anorexia-bulimia-trastornos-alimentarios/anorexia-evolucion-enfermedad

Medlineplus (2014). Anorexia nerviosa. Recuperado del 21 de Abril de 2016, de https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000362.htm

 

Autora: 

Elena Martínez Mengual, alumna en Prácticas. Universidad de Murcia. 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*